Google emprende una cruzada contra las difamaciones en linea

En respuesta a los articulos del Times, el gigante de las busquedas esta cambiando su algoritmo, como parte de un giro importante en la forma en que controla el contenido danino.,

Advertisement

Continue reading the main story

Supported by

Continue reading the main story

Durante muchos anos ha existido un circulo vicioso: los sitios web solicitan denuncias escabrosas y no verificadas sobre supuestos infieles, depredadores sexuales, morosos y estafadores. Y la gente aprovecha para calumniar a sus enemigos. Esas publicaciones anonimas aparecen en los primeros resultados de Google cuando se buscan los nombres de las victimas. Luego, los sitios web proceden a cobrarles miles de dolares a las victimas para eliminar las publicaciones.

Este circulo de difamaciones ha sido lucrativo para los sitios web y los intermediarios asociados, asi como devastador para las victimas. Sin embargo, Google esta tratando de acabar con eso.

La compania planea cambiar su algoritmo de busqueda para prevenir que esos sitios web, que operan bajo dominios como BadGirlReport.date y PredatorsAlert.us, aparezcan en la lista de resultados cuando alguien busque el nombre de una persona.

Google tambien creo recientemente un nuevo concepto al que llama “victimas conocidas”. Cuando las personas le reporten a la compania que han sido atacadas en sitios que cobran por eliminar publicaciones, Google suprimira de manera automatica cualquier contenido similar que aparezca cuando sus nombres sean buscados. “Victimas conocidas” tambien incluye a personas cuyas fotos de desnudos hayan sido publicadas en linea sin su consentimiento, lo que les permitira solicitar la supresion de resultados explicitos de sus nombres.

Los cambios –algunos ya realizados por Google y otros previstos para los proximos meses– son una respuesta a varios articulos recientes de The New York Times que documentaron como la industria de la difamacion se aprovecha de las victimas con la ayuda involuntaria de Google.

Image

David Graff, director del equipo de politicas de seguridad y confianza de Google, dijo que los cambios de su empresa no eran perfectos, pero deberian ayudar a las victimas.Credit…David Crotty/Patrick McMullan via Getty Images

“Dudo que sea una solucion perfecta, sobre todo al principio. Pero realmente creo que tendra un impacto significativo y positivo”, dijo David Graff, vicepresidente de politicas y estandares globales, confianza y seguridad de Google. “No podemos vigilar la red, pero podemos ser ciudadanos responsables”.

Esto significa un cambio trascendental para las victimas de la difamacion en linea. Google, que representa cerca del 90 por ciento de las busquedas globales en linea, historicamente se resistio a que el juicio humano desempenara un papel en su motor de busqueda, aunque en los ultimos anos ha cedido a la creciente presion para impedir que la desinformacion y el abuso aparezcan en sus primeros resultados.

Al principio, los fundadores de Google vieron su algoritmo como un reflejo imparcial del mismo internet. Utilizaba un analisis llamado PageRank, que lleva el nombre del cofundador Larry Page, para determinar el valor de un sitio web al evaluar cuantos otros sitios web estaban vinculados a el, asi como la calidad de esos otros sitios, segun la cantidad de sitios vinculados a ellos.

La filosofia era: “Nunca interferimos en la busqueda, de ninguna manera. Si comenzamos a interferir en los resultados de busqueda, nos convertiremos en un trinquete unidireccional hacia un internet curado, y ya no seremos neutrales”, dijo Danielle Citron, profesora de derecho en la Universidad de Virginia. Hace una decada, Citron presiono a Google para que impidiera que la llamada “pornografia de venganza” apareciera en la busqueda del nombre de alguien. Al principio, la compania se resistio.

Google articulo su punto de vista de no intervencion en una declaracion de 2004 en la que justificaba por que su motor de busqueda estaba apareciendo en sitios web antisemitas en respuesta a las busquedas de la palabra “judio”.

“Nuestros resultados de busqueda se generan de forma completamente objetiva y son independientes de las creencias y preferencias de quienes trabajan en Google”, dijo la compania en el comunicado, que elimino una decada despues. “Los unicos sitios que omitimos son aquellos que legalmente estamos obligados a eliminar o aquellos que intentan manipular nuestros resultados de manera maliciosa”.

Las primeras intervenciones de Google en sus resultados de busqueda se limitaron a cosas como spam y peliculas y musica pirateadas, como lo exigen las leyes de derechos de autor, asi como informacion financiera comprometedora como, por ejemplo, los numeros de Seguridad Social. Recientemente la compania ha desempenado, a reganadientes, un papel mas activo en la limpieza de los resultados de la busqueda de personas.

El caso mas notable se produjo en 2014, cuando los tribunales europeos establecieron el “derecho al olvido”. Los residentes de la Union Europea pueden solicitar que se elimine de los motores de busqueda lo que ellos consideren informacion inexacta e irrelevante sobre ellos.

Google lucho sin exito contra el fallo judicial. La empresa dijo que su funcion era hacer accesible la informacion existente y que no queria participar en la regulacion del contenido que aparecia en los resultados de busqueda. Pero debido a que se establecio como un derecho, Google se ha visto obligado a eliminar millones de enlaces de los resultados de busqueda de nombres de personas.

Cuando Donald Trump fue elegido presidente, hubo mas presion para que se hicieran cambios. Despues de las elecciones, uno de los principales resultados de busqueda en Google para “recuento final de votos elecciones 2016” era un enlace a un articulo que afirmaba de manera erronea que Trump, que gano el Colegio Electoral, tambien habia ganado el voto popular.

Meses mas tarde, Google anuncio una iniciativa para proporcionar “actualizaciones algoritmicas para mostrar contenido mas fidedigno” en un esfuerzo por evitar la presencia de informacion intencionalmente enganosa, falsa u ofensiva en los resultados de busqueda.

Fue durante esos dias que la renuencia de Google a disenar maneras de eliminar el acoso de sus resultados comenzo a disminuir.

Los archivos de Wayback Machine de las politicas de Google sobre la eliminacion de elementos de los resultados de busqueda captan la evolucion de la compania. Al principio, Google solo estuvo dispuesto a desaparecer fotos de desnudos publicadas en linea sin el consentimiento del sujeto. Luego comenzo a eliminar informacion medica. Despues vino la pornografia falsa, seguida de sitios con politicas de “eliminacion con condiciones abusivas” y luego el llamado contenido “doxing”, que Google definio como “la exposicion de informacion privada con la intencion de causar dano”.

Segun Google, los formularios para la solicitud de eliminacion reciben millones de visitas cada ano, pero muchas victimas desconocen su existencia. Eso ha permitido que “gestores de reputacion” y otros les cobren a las personas por eliminar contenido de los resultados, cuando podrian solicitarlo de forma gratuita.

Pandu Nayak, director del equipo de calidad de busqueda de Google, dijo que la compania comenzo a luchar contra los sitios web que les cobran a las personas para eliminar contenido difamatorio hace varios anos, en respuesta al surgimiento de una industria floreciente que divulgaba fotos de fichas policiales de personas y luego les cobraba para borrarlas.

Google comenzo a clasificar este tipo de sitios explotadores en posiciones mas bajas en sus resultados, pero el cambio no ayudo a las personas que no tienen mucha informacion en linea. Como el algoritmo de Google aborrece el vacio, las publicaciones que acusan a esas personas de ser drogadictos o pedofilos aun podrian aparecer de manera prominente en sus resultados.

Los sitios web de trafico de calumnias se han apoyado en esta caracteristica. No podrian cobrar miles de dolares por eliminar contenido si las publicaciones no afectaran la reputacion de las personas.

Nayak y Graff aseguraron que Google no estaba al tanto de este problema hasta que el Times lo destaco en varios articulos este ano. Afirmaron que los cambios al algoritmo de Google y la creacion de su clasificacion de “victimas conocidas” ayudarian a resolver eso. Sobre todo, dificultara que los sitios consigan traccion en Google a traves de uno de sus metodos predilectos: copiar y volver a publicar contenido difamatorio de otros sitios.

Google ha estado probando los cambios recientemente, a traves de contratistas que hacen comparaciones directas de resultados de busqueda nuevos y viejos.

El Times ya habia compilado una lista de 47.000 personas sobre las que se ha escrito en los sitios de difamacion. Tras buscar a un grupo de personas cuyos resultados solian estar plagados de publicaciones difamatorias, se pudieron evidenciar los cambios que Google ha realizado. Para algunos, las publicaciones habian desaparecido de la primera pagina de resultados y de los resultados de imagenes. Para otros, las publicaciones habian desaparecido en su mayoria, excepto una de un nuevo sitio web de difamaciones llamado CheaterArchives.com.

CheaterArchives.com ilustra los limites de las nuevas protecciones de Google. Debido a que es un sitio bastante nuevo, es poco probable que haya generado quejas de las victimas. Esas quejas son una de las formas en las que Google encuentra sitios de difamacion. Ademas, CheaterArchives.com no anuncia de manera explicita la eliminacion de publicaciones como servicio, lo que podria dificultar que las victimas las eliminen de sus resultados.

Los ejecutivos de Google afirmaron que la compania no solo estaba motivada por la empatia hacia las victimas de difamacion en linea, sino que todo esto tambien forma parte de los viejos esfuerzos para combatir los sitios web que intentan aparecer mas arriba en los resultados del motor de busqueda de lo que merecen.

“Sinceramente, estos sitios estan enganando a nuestro sistema”, dijo Graff.

Aun asi, es probable que la medida que tomo Google estimule el debate sobre el claro monopolio que tiene la compania sobre decidir que informacion pertenece o no al dominio publico. De hecho, es parte de la razon por la que Google ha sido historicamente tan reacia a intervenir en los resultados de busqueda individuales.

“Deberias poder encontrar cualquier cosa que sea legal encontrar”, dijo Daphne Keller, quien fue abogada en Google de 2004 a 2015, tiempo en el que trabajo en el equipo de productos de busqueda, y ahora esta en la Universidad de Stanford estudiando como deberian ser reguladas las plataformas. Google, dijo Keller, “solo esta demostrando su propia fuerza al decidir que informacion debe desaparecer”.

Keller no estaba criticando a su antiguo empleador, sino mas bien lamentaba el hecho de que los legisladores y las autoridades policiales sigan ignorando en gran medida a la industria de las difamaciones y sus practicas extorsivas, dejando que solo Google se encargue del control de danos.

El hecho de que la empresa pueda potencialmente resolver este problema con un cambio de politica y ajustes en su algoritmo es “la ventaja de la centralizacion”, dijo Citron, la profesora de la Universidad de Virginia, quien ha argumentado que las plataformas tecnologicas tienen mas poder que los gobiernos para combatir el abuso en linea.

Citron quedo impresionada por los cambios de Google, en particular por la designacion de “victimas conocidas”. Dijo que a menudo se publicaba a esas victimas repetidamente y que los sitios agravaban el dano al copiarse unos a otros.

“Aplaudo sus esfuerzos”, dijo. “?Pueden hacerlo mejor? Claro que si”.

Aaron Krolik colaboro en este reportaje.

Kashmir Hill es una reportera de tecnologia radicada en Nueva York. Ella escribe sobre las formas inesperadas, y a veces siniestras, en que la tecnologia esta cambiando nuestras vidas, particularmente cuando se trata de nuestra privacidad. @kashhill

Daisuke Wakabayashi cubre temas tecnologicos desde San Francisco, lo que incluye a Google y otras empresas. Previamente, trabajo durante ocho anos en The Wall Street Journal, primero como corresponsal extranjero en Japon y luego cubriendo a la industria de la tecnologia en San Francisco. @daiwaka


Leave a Reply